miércoles, 3 de octubre de 2007

Intentando averiguar como celebrar/sobrevivir tu cumpleaños sin ti



Hola Edu,

supongo que felicitarte seria un poco macabro asi que me lo ahorro. Hoy tengo un mal dia...supongo que empezo cuando la alarma de mi movil empezo a sonar para recordarme lo que intentaba olvidar. Supongo que cada uno lleva las cosas a su manera, y las circunstancias cambian las maneras. Cuando Miguel murio hablabamos de el a cada momento y ahora que eres tu el que no esta pues no me apetece hablar del tema de que tu no estas. Supongo que es una forma de esconder la realidad, protegerme, o superarlo o quizas sea que tu eras la unica persona con la que hablaba de todo y si ya no estas para que hablar?...
Bueno, que estaba aqui sentada y me dio por mirar las fotos que tengo de ti o contigo. Me llamaron la atencion muchas de ellas. La primera es la ultima foto que tengo de los dos...aunque la ultima, ultima la tienes en tu portatil (al final me sacaste sonriendo con el aparato!). Nos encontramos por casualidad en La Laguna y estabas con tu familia. No me acuerdo si se la enseñe a tus padres o no, pero por si acaso...igual les ayuda un poco a pasar el dia de hoy.





La otra fue esta, creo que fue la ultima vez que te visite antes de que escaparas definitivamente de Suecia. Me estabas diciendo adios y cantando una cancion en frances que llevabas cantando todo el tiempo desde que llegue hasta que me fui. Los dos estabamos un poco tristes por la despedida pero creo que la cancion ayudo a pasar el momento ...




Esta fue tambien en suecia, la ultima vez que me visitaste tu a mi...Habiamos ido a una fiesta el dia antes, no habiamos dormido mucho y nos fuimos a la playa. Hacia bastante frio y tu querias dormirte pero por supuesto yo me aburria asi que no tenia nada mejor que hacer que molestarte hasta que no quisieras dormirte...Despues de mucho empeño, lo consegui!




Han pasado muchas cosas desde que te fuiste y no todas buenas, pero supongo que te las contare con calma cuando nos volvamos a ver. Bueno, que supongo que tu mejor que nadie sabras que me acuerdo de ti a cada momento y el pobre audrius ya no sabe que decir. Me da muchisima pena cada vez que vienes a mi pensamiento, pero la verdad es que es una pena egoista porque solo lloro porque no te puedo ver o hablar...lloramos porque nos sentimos miserables pero desgraciadamente por mucho que lloremos tu no vas a estar mejor ni vas a volver.

En fin, que habia decidido no escribir nada mas en el blog, ni siquiera lo leo. Pero hoy no sabia donde meter tanta pena asi que la reparto...

Bueno Dudu, que sabes que sigo pensando en ti a cada momento y hoy a sido el de tu cumpleaños mas triste que he pasado desde que nos conocemos probablemente porque no he podido celebrarlo contigo...

Natalia


martes, 2 de octubre de 2007

Solo queriamos enviar un fuerte abrazo a todos los que no hayan podido evitar pasarse por el blog en este dia... y muy especialmente para Antonio, Carmita y Alejandro.

Para ellos, todo nuestro cariño y apoyo en estos momentos tan duros,

Sergio y Noelia

miércoles, 22 de agosto de 2007

estas conmigo


Querido Edu,

te hecho mucho de menos, me da un poco de verguenza hablar contigo en fronte a todos asi no voy a decir mucho mas, eras una persona maravillosa y el mundo sin ti es un lugar tan triste. Esta es la foto de mi graduaccion.
Un abbraccio forte forte a te e tutti quelli che ti hanno voluto davvero bene,
Aleida

viernes, 3 de agosto de 2007

Address by Cathie Clarke at the Memorial Service of Eduardo

Address by Cathie Clarke at the Memorial Service of Eduardo Delgado Donate, Churchill College Chapel, June 30th 2007.

We are here today to remember Eduardo - not because we don't, each of us individually, remember him often - but because it's good to do this together, to share our memories and our distress. And it's also fitting to do so in this special place, one set aside - one could say hallowed - for meditation on matters that go beyond the everyday. Churchill was Edu's College and this Chapel is barely 100 m from the IOA and his old office in the Observatory Building.

We all knew Edu in different ways. I was his PhD supervisor and long time collaborator and so had a rather different relationship with him from most of those gathered here. There are whole areas of his life that I know very little about. And yet I feel I knew him well. Perhaps this is not surprising - the daily contacts of the PhD supervisor, the requirements of facing problems together in a robust and realistic spirit - these actually tell you pretty well what a person is really like, taking you well beyond what can be concealed by social graces. What strikes me, on reading the testimonies of his many friends, so movingly collected on his blogspace, is that the Eduardo I knew in the academic context was so recognisably the person whom his friends described with so much admiration, respect and affection.

If I dwell on his personal qualities here, this is not meant to suggest that he was anything other than an excellent student and scientist. He rapidly developed into a first rate numericist and his work on multiple star formation is still state of the art. (Moreover he had a command of written English, an eloquence of expression in his scientific writing that would shame his British contemporaries - a comment, perhaps, on the education system in his native Spain, or perhaps a comment on Eduardo).

Though Eduardo probably gained more scientific citations during his PhD work than any student I have supervised, one doesn't measure a life's worth in citations and so I return to what one could discern of Eduardo the person in one's scientific interactions with him. Despite his abilities, he was very modest, with an unfeigned humility and readiness to listen. He was always gentle and courteous, able to reflect on advice and to articulate his own opinions. There was a sort of personal and intellectual integrity about him that just commanded respect. And although he treated his work with due seriousness, there was also a sort of twinkling humour not far below the surface, which one could readily evoke.

I think Eduardo had a wonderful time in Cambridge and evidently enjoyed a full and multi-national social life, in addition to his astronomical activities. He found Stockholm much tougher on all fronts (he described to me his experience of a gradient of personal warmth across Europe, from his native Tenerife, to Cambridge, to Sweden....). Although much more isolated, he accepted the new situation with stoicism and a determination to make the best of it.

As he neared the end of his time in Stockholm, Eduardo was in demand
for further postdoctoral appointments in Europe and North America. And then he surprised me by telling me that he had decided not to pursue these but to return, for personal reasons, to Tenerife. Perhaps, he said, he might obtain a postdoc at the IAC (Instituto de Astrofísica de Canarias). I assured him that this was a very risky strategy in astronomy - to fix one's location and try for a job locally. And I said the academic system was insanely intolerant of what could be perceived as eccentric career moves. I was impressed by Eduardo's reply. He realised all this, he said, but - in full acceptance of the risk - this is what he felt he needed to do. In that case, said I, I will certainly support you up to the hilt. I think in retrospect that this was quite a characteristic way for Eduardo to behave - he evaluated things carefully, made his decision and went for it. We all know that he was not a gratuitous risk taker - and that the awful conspiracy of factors that caused his death could never be ascribed to recklessness on his part - and yet, when required, he did have the necessary courage to take those risks that were important.

It wasn't that easy when he returned to Tenerife without a job, having to do his work by effectively camping in the IAC (and this was simply due to the stretch or resources at the IAC, so that it was hard to support the intensive computational requirements of Eduardo's work, while he still lacked a position). He accepted this with pragmatic good grace and did what he could (which was actually quite a lot: some very interesting hydrodynamical simulations of binary star formation were conducted by Edu during this period). And then - great joy - he obtained a postdoctoral position at the IAC. Not only was this the longed for return to a perch on the academic ladder but, more importantly, it was an excellent position, which combined the opportunity to branch into new projects with the freedom to pursue his own research.

It is a bittersweet thought that Eduardo's last months were probably among the happiest and most fulfilled of his life. He had everything he had dreamed of, back in Tenerife, close to his family, new opportunities to pursue astrophysics...Bitter because one can't avoid thinking `If only...' and sweet because I think if any of us were to suffer the awful random fate that befell Eduardo, we'd like to go out on a high, in a state of living life to the full. He leaves behind so much, far more than the legacy of science which his collaborators are bringing to completion and publishing in his name. On behalf of all of us here, I salute you Eduardo, scientist and human being. Eternal remembrance!


The link to the astroph article on
Eduardo

Palabras de Cathie Clarke en la ceremonia en recuerdo a Eduardo en Cambridge (traducidas por Lola)

Palabras de Cathie Clarke en la ceremonia en recuerdo a Eduardo Delgado Donate, Capilla del Churchill College, Cambridge. 30 Junio 2007.

Nos encontramos hoy aquí para recordar a Eduardo (no porque no lo hagamos ya, de manera individual, muy a menudo) sino porque es bueno hacerlo juntos, para compartir nuestros recuerdos y nuestro dolor. Y es además muy adecuado hacerlo en este lugar tan especial, dedicado -mejor aún, consagrado- a la meditación sobre asuntos que van más allá de la vida cotidiana. Churchill era el College de Edu y esta capilla se encuentra a apenas 100 m del IoA (Instituto de Astronomía de Cambridge) y de su antigua oficina en el edificio del Observatorio.

Cada uno de nosotros conocía a Edu de una manera diferente. Yo fui su directora de tesis y su colaboradora durante mucho tiempo y por eso, tenía una relación bastante diferente a la de la mayoría de los que estáis hoy aquí. Hay partes completas de su vida de las que sé muy poco. Y aún así siento que lo conocía muy bien. Quizás no sea tan sorprendente: los contactos diarios con un director de tesis, la necesidad de afrontar problemas juntos con un espíritu realista y sólido… todo eso te dice mucho de cómo es realmente una persona, llevándote mucho más allá de lo que puede esconderse en la mera interacción social. Lo que más me impresiona, leyendo los testimonios de sus muchos amigos, recogidos en su blog de manera tan conmovedora, es que el Eduardo que yo conocía en el contexto académico sea tan reconocible en la persona que describen sus amigos con tanta admiración, respeto y cariño.

Si insisto en sus valores humanos aquí no es, de ninguna manera, para sugerir que no fue un estudiante y científico de excelencia. Todo lo contrario. Edu supo convertirse rápidamente en un numericista de primer orden y su trabajo en formación de estrellas múltiples está aún vigente. (Además tenía un dominio del inglés escrito que avergonzaría a sus contemporáneos británicos - una observación, quizás, debida al sistema de educación español, o quizás debida solo a Eduardo).

Aunque Eduardo probablemente obtuvo más citas científicas durante su doctorado que ningún otro de mis doctorandos, la importancia de una vida no se mide en citas y por eso vuelvo a lo que uno podía percibir sobre Eduardo como persona en las interacciones científicas. A pesar de su capacidad, Eduardo era muy modesto, con una modestia sincera y una buena disposición a escuchar. Era siempre gentil y cortés, capaz de reflexionar sobre un consejo y de articular sus propias opiniones. Emanaba una especie de integridad intelectual y personal que imponía respeto. Y aunque era muy serio en su trabajo, había también un chispeo humorístico no demasiado escondido, que uno podía provocar fácilmente.

Creo que Eduardo pasó una época maravillosa en Cambridge y claramente, además de sus actividades astronómicas, disfrutó de una vida social multicultural muy plena. Encontró en Estocolmo un lugar mucho más duro en todos los aspectos (me contaba su experiencia como un gradiente de calidez personal a través de Europa, desde su Tenerife natal, pasando por Cambridge y luego Suecia…). Aunque mucho más aislado, aceptó su nueva situación con estoicismo y con la determinación de sacarle el máximo provecho.

Cuando se acercaba el final de su estancia en Estocolmo, Eduardo debía buscar algún otro postdoc en Europa o Norteamérica. Y entonces me sorprendió diciéndome que había decidido no seguir ese camino sino volver, por razones personales, a Tenerife. Quizás, me dijo, pudiera obtener un postdoc en el IAC (Instituto de Astrofísica de Canarias). Le garantice que ese era una estrategia muy peligrosa en astronomía: decidirse por un lugar e intentar encontrar un trabajo de manera local. Y le dije que el sistema académico era increíblemente intolerante con lo que podía percibirse como un excéntrico cambio en la propia carrera. Me impresionó la respuesta de Eduardo. Era consciente de todo eso, me dijo, pero –con la plena aceptación de los riesgos- eso era precisamente lo que sentía que tenía que hacer. En ese caso, le dije, le apoyaría sin duda con todas mis fuerzas. Pensándolo ahora, esa era su característica manera de comportarse: Eduardo evaluaba cuidadosamente la situación, tomaba una decisión e iba a por ella. Todos sabemos que no era de las personas que toman riesgos gratuitos –y que la terrible conspiración de factores que causaron su muerte no puede en ningún caso atribuirse a una temeridad suya – y sin embargo, cuando era necesario, Eduardo tenía todo el coraje necesario para asumir riesgos cuando era importante.

No fue tan fácil su vuelta a Tenerife sin trabajo, ya que tenía que hacer su investigación acampando literalmente en el IAC (y esto era simplemente debido a una cuestión de recursos del IAC, donde era difícil sostener los requisitos computacionales tan intensivos que el trabajo de Eduardo requería, careciendo de un contrato allí). Aceptó esto de buena gana con su actitud pragmática e hizo lo que pudo (que en realidad fue mucho: algunas simulaciones hidrodinámicas de formación de estrellas binarias muy interesantes las llevó a cabo durante este periodo). Y entonces, gran alegría, consiguió su contrato de postdoc en el IAC. No era solo la tan deseada vuelta a la carrera académica, sino que lo más importante es que era un contrato excelente, que combinaba la oportunidad de trabajar en nuevos proyectos con la libertad de poder llevar a cabo su propia investigación.

Es un pensamiento agridulce que los últimos meses de Eduardo fueran probablemente los más felices y plenos de su vida. Tenía todo lo que había soñado, de vuelta en Tenerife, cerca de su familia, nuevas oportunidades para seguir en la astrofísica…. Amargo porque no podemos dejar de pensar “Ojalá…” y dulce porque creo que si cualquiera de nosotros tuviera un destino tan aleatorio y fatídico como el de Eduardo, nos gustaría irnos en lo más alto, en el momento de estar viviendo la vida al máximo. Eduardo nos deja tanto… mucho más que el legado científico que sus colaboradores estamos completando y publicando en su nombre. De parte de todos los que estamos aquí, nuestro reconocimiento Eduardo, científico y persona. ¡Nuestro eterno recuerdo!








El artículo en el astro-ph en homenaje a
Eduardo (en inglés).

viernes, 27 de julio de 2007

La formación de las enanas marrones y Eduardo Delgado Donate: In memoriam

Llevaba mucho tiempo queriendo escribir una entrada sobre la formación estelar y sus mecanismos, y en particular sobre los que se postulan para las enanas marrones. Lamentablemente, una desgracia me empuja a hacerlo en este momento, el fallecimiento de mi colega y amigo Eduardo Delgado Donate, el pasado sábado, mientras hacia senderismo en una cueva en la isla de Tenerife, junto a otras cinco personas. Valga esta entrada como pequeño homenaje.

El trabajo de Eduardo se centraba en la modelización de mecanismos de formación de estrellas de baja masa y enanas marrones, especialmente en sistemas múltiples. Las enanas marrones, como hemos contado en otras ocasiones, son objetos cuasi-estelares que no tiene suficiente masa como para que su interior alcance la temperatura y la presión para comenzar la fusión de hidrógeno en helio. Diferentes grupos de investigación han descubierto decenas, cientos de ellas en ámbitos muy diversos: en regiones de formación estelar, como miembros de cúmulos abiertos, aisladas en mitad del vacío interestelar. Y también en sistemas binarios o múltiples. A pesar del gran número de propiedades que hemos identificado, su formación es controvertida. Hay quien propone que se forman igual que las estrellas, por colapso y fragmentación de una nube de polvo y gas interestelar. Otros autores sugieren que podrían crearse como planetas, alrededor de los discos que se forman alrededor de las estrellas durante las primeras etapas de su evolución, y que luego son expulsados por interacciones dinámicas con otras estrellas, en un juego de billar estelar. Incluso existen posibles escenarios teóricos más complejos, más exóticos. Los modelos de Eduardo trataban algunos de éstos, en particular la génesis en sistemas múltiples, con una expulsión cuando el sistema apenas ha evolucionado y las componentes pre-estelares no han tenido suficiente tiempo para acretar suficiente masa y convertirse así en una estrella.

Desde hace varios años hemos descubierto curiosos sistemas, ajenos a toda preconcepción previa, que desafían a nuestra imaginación. Éste es el caso de 2M1207, un sistema formado por una enana marrón que está acretando desde un disco circunestelar y que tiene una compañera de unas 5 masas de Júpiter orbitando a unas 55 unidades astronómicas. En uno de sus últimos trabajos, él intentó proporcionar un marco que permitiera explicar la existencia de este sistema. Adjunto un enlace al resumen de una charla que impartió hace unos meses.

Simulación numérica realizada por Mathew Bate. Muestra la evolución de una nube de material interestelar y formación de una nueva generación de estrellas, junto con la expulsión de algunas enanas marrones de sistemas múltiples debido a interacciones dinámicas. El fichero (formato avi) tienen 36 Megas y también puede encontrarse en la página original en la Universidad de Exeter.

Las simulaciones numéricas de éste tipo tiene una gran complejidad y delicadeza. Eduardo y sus colaboradores hicieron un excelente trabajo que nos sirvió a nosotros, los astrónomos observacionales, para entender mejor las propiedades que vemos en las enanas marrones. Desgraciadamente sus investigaciones se han visto truncadas cuando Eduardo sólo tenía 29 años, y trabajaba como investigador postdoctoral en el Instituto de Astrofísica de Canarias. Una pérdida para la ciencia. Pero lo que es aún mucho más triste, para su familia y sus amigos.

David Barrado y Navascués



Publicado originalmente en el CBE, el 12 de febrero del 2007:

ENLACES:



“Cuaderno de Bitácora Estelar”

jueves, 26 de julio de 2007

Texts read during Edu's remembrance in Cambridge

Brink Of Eternity

In desperate hope I go and search for her
in all the corners of my room;
I find her not.

My house is small
and what once has gone from it can never be regained.

But infinite is thy mansion, my lord,
and seeking her I have to come to thy door.

I stand under the golden canopy of thine evening sky
and I lift my eager eyes to thy face.

I have come to the brink of eternity from which nothing can vanish
--no hope, no happiness, no vision of a face seen through tears.

Oh, dip my emptied life into that ocean,
plunge it into the deepest fullness.
Let me for once feel that lost sweet touch
in the allness of the universe.

Rabindranath Tagore



If I should die and leave you here awhile,
Be not like others, sore undone, who keep
Long vigils by the silent dust, and weep.
For my sake, turn again to life and smile,
Nerving thy heart and trembling hand to do
Something to comfort weaker hearts than thine.
Complete those dear unfinished tasks of mine,
And I perchance may therein comfort you.

A. Price Hughes



If I should go before the rest of you,
Break not a flower nor inscribe a stone.
Nor when I'm gone speak in a Sunday voice,
But be the usual selves that I have known.
Weep if you must,
Parting is hell,
But life goes on,
So sing as well.

Joyce Grenfell

Words from Edu to Aleida on her uncle's death.

Dear Ale. You are right. Death is something so difficult to accept and probably something that you never get to understand completely. The same goes for suffering. I am so sorry that you have to go through all this. With the people we love, in the beginning, the pain is greater than anything else. But with time, the most beautiful aspects of the person, the reasons they lived their life, the dreams they fought for, all these things, form our memory of them. The people we have lost will always be with us, their words, their affection and this is because we loved them so much. They are not gone forever. A part of them stays with us. When my uncle died or when a good friend of mine died who was only 21, I kept asking myself what was the meaning of life, of accumulating experiences and emotions, love and pain, over so many years when they would end in nothing. These were very distressing thoughts. With time, I started looking at things in a different way and I came to the conclusion that the only way to find a meaning in death is to think that those who died continue living in the people who loved them. I feel like this about my uncle and my friend. Sometimes I surprise myself using the same expressions they used or making the same jokes or defending an idea which they fought for. I feel that they are still with me in this way. Life is not only suffering, there is also happiness, and we all have the right to achieve it. Do not stop fighting for it, for yourself and for the people you love, but don't fight against yourself. Many suffer, very many suffer. Some enjoy life. Do not look only at one side of the coin and most of all, do not make yourself look only at one side of the coin.

Eduardo Delgado Donate

Textos leidos durante la misa en Cambridge

Al borde de la Eternidad

Desesperado, la busco
por todos los rincones de mi cuarto,
pero no la encuentro.

Mi casa es pequeña,
y lo que una vez se ha ido de ella,
no vuelve a encontrarse.

Pero tu casa, Señor, es infinita.
Y buscándola, he llegado a tu puerta.

Mírame bajo el dosel dorado del cielo de tu anochecer,
mírame cómo levanto mis ojos ansiosos a tu cara.

He venido a la playa de la eternidad donde nada se pierde,
ninguna esperanza, ninguna felicidad, ninguna visión de rostros vistos a través de las lágrimas.

¡Sumerge mi vida vacía en ese mar!
¡Húndela en la más profunda plenitud!
¡Haz que sienta, por una vez, la dulce caricia perdida
en la totalidad del universo!

Rabindranath Tagore


Si debo morir y dejarte aquí por algun tiempo,
No seas como aquellos que, desechos de dolor, guardan
Largas vigilias a la tierra silenciosa, y lloran.
Por mi bien, vuelve de nuevo a la vida y sonrie,
Refuerza tu corazón y tus manos temblorosas para hacer
Algo que reconforte los corazones más débiles que el tuyo.
Completa esas queridas tareas mías que no completé,
Y yo quizas pueda con ello consolarte.

A. Price Hughes


Si tengo que irme antes que vosotros,
No corteis una flor ni esculpais el marmol.
Ni cuando me haya ido, susurreis en voz de Domingo,
Sed los mismos igual a los que conocí.
Llorar si teneis que hacerlo,
pues irse es el infierno,
Pero la vida sigue,
seguid también cantando.

Joyce Grenfell


Palabras de Eduardo a Aleida a la muerte de su tio:

Querida Ale,

Tienes razon, la muerte es algo tan dificil de aceptar, probablemente es algo que uno no llega a entender del todo nunca. Igualmente el sufrimiento. Lo siento tanto Ale, que tengas que pasar por todo esto. Se que tu tio era muy importante para ti y no puedo pedirte que no estes
triste. Con los seres queridos ocurre que el pesar es muy grande al principio pero a la larga son los aspectos mas hermosos de la persona los que quedan en nuestro recuerdo, las razones por las que vivieron y los suenos por los que lucharon. Estoy seguro de que tu tio estaba muy orgulloso de ti y de que sabia con certeza que terminarias la tesis, tardaras unos meses mas o menos. Ale, igual no es que con tu tio se haya ido una parte de ti, seguramente se quedo contigo, sus palabras, su carino estaran contigo siempre precisamente porque lo querias tanto. El no se ha
ido del todo porque una parte de el se quedo contigo.

Ale, cuando mi tio murio o cuando murio un buen amigo con solo 21 anyos me preguntaba repetidamente que sentido tenia vivir, acumular experiencias y vivencias, amores y sufrimientos a lo largo de tantos anyos para que luego todo se perdiera en la nada. Eran pensamientos muy angustiosos. Al cabo de un tiempo empece a mirar las cosas de otra manera y llegue a la conclusion de que la unica forma de dar sentido a la muerte es pensar que los que mueren siguen vivos en sus seres queridos. Yo lo siento asi con mi tio y mi amigo, a veces me sorprendo diciendo aquella expresion que el decia o bromeando como el bromeaba, o defendiendo una idea que el defendia. Siento que asi aun estan en cierto modo conmigo.

Ale, la vida no es solo sufrimiento, tambien hay felicidad, y tu tienes todo el derecho a conseguirla. No dejes de luchar por ello, no dejes de luchar por ti y por los que quieres, pero no luches contra ti misma. Otros sufren, muchos sufren, tambien muchos disfrutan. No mires
solo una cara de la moneda, sobre todo no te impongas mirar solo una cara de la moneda.

Eduardo Delgado Donate

Words of gratitude from Eduardo’s parents Guadalupe and Antonio, read it in Cambridge and translated by Simon and Lola.

Dear Chaplain, staff from the Institute of Astronomy of the University of Cambridge, Churchill College staff, and all the friends of our beloved son Eduardo Juan Delgado Donate, we have come here today following the initiative of some friends of our son, who wanted us to participate in this ceremony in his memory.

We couldn’t refuse, because for Eduardo, in his own words, Cambridge was the place to touch the sky. He was even thinking of buying a house here, when he would have the means to do so. He never forgot Cambridge and used to pay frequent visits to remember the times he spent with his friends and colleagues in this wonderful city. We can never say enough about Eduardo. What can parents say after suddenly losing a son? For us, he was the light that illuminated our lives, and that of Alejandro (his brother) and of his grandparents and aunts and uncles.

We have received messages from all over the world describing his kindness and generosity and his love for his work, and that special quality that drew people to him. He was always ready to listen, and afterwards give his most sincere opinion. Always with the aim of helping others, adding his own grain of sand.

Eduardo suffered from anxiety. But he tried hard to overcome it by dancing tango, working with ceramics, going swimming and of course pursuing his passion for astrophysics. He was a great fighter and at the age of 29 he had everything he wanted. Of course he still had a long way to go, but he was working on that and was happily settled at the IAC (Instituto Astrofisico de Canarias). He had now found a new group of good friends and could count on the support of his dear advisor Casiana. She was very supportive from the start of his career in astrophyics, and encouraged him to apply to Cambridge for his PhD. We’d like to thank Casiana for her words in memory of Eduardo that were published in the press in Tenerife, and on the Internet. Also for her fond memories of Eduardo expressed in her tribute to the 3 colleagues from the IAC who also died in the accident in Los Silos: Juan Luis, Maurizio, and Eduardo.

We also want to remember, here, with all our love, the other victims: Javier Jesus, Gines, and his girlfriend Estefania. We take this opportunity to express our gratitude to Ms. Dixon for her very moving condolences and for her memories of Eduardo.

Dr Cathie Clarke supervised Eduardo’s PhD from 2000 to 2003 and they continued to work together until his death. Thank you Dr Clarke for your condolences that touched our hearts. We truly know how much Eduardo appreciated you. At home we heard your name and Dr Casiano’s name mentioned every day. Eduardo always pointed out your bright intelligence, your talent and most of all, your human values. Dr Clarke your happiness and positive energy really rubbed off on Eduardo, and gave him the motivation to achieve his dream and finish his PhD.

Although, his career in Astrophysics was short-lived, we hope that his work has contributed just a little to a better understanding of our grandiose Universe.

We want to give our most sincere thanks to all of Eduardo’s colleagues, all the friends from Cambridge, including a Canarian girl from Fuerteventura. Also to the friends from Stockholm Observatory, from Australia, Italy, France, and elsewhere that, through the internet, with letters and flowers, have remembered Eduardo with great love. Thank you everyone for making him so happy.

We especially want to remember those friends that were with us from the moment of his death, in the saddest days, giving us their constant support. To the family from La Florita, as Eduardo named them. They were his other family. Their daughter came from Sweden to attend the ceremonies held in memory of our son. We will never forget them and they will always be in our hearts.

We also want to mention Eduardo’s three friends who came to visit us in Tenerife from the States, Germany and Barcelona. With their spirit and youth they relieved our pain. Their positive energy strengthened us. Thank you beloved friends for giving so much happiness to our son.

We must mention a special friend who is in Chile now. They met when they studied physics together in the University of La Laguna. His recent constant calls of support and energy were very important for us. He was very far from Tenerife, but we felt that he was very close, linked by the pain. Thanks. Many thanks. Our love to his parents and wife. We hope you will be a happy father next September. Good Luck.

We want to remember with great love and gratitude all our friends from Tenerife, from all over the island, who were with us at all times. To the family from Candelaria, thank you for being here with us today. Also to our workmates for their support in those difficult times. Our most special love goes to our son Alejandro who was with us, with his brother, all that night and the following day. To both sides of the family: parents, uncles, aunts and cousins. Singling out the oldest for his strength, our father is 90 years old, and he came to join us for the ceremonies. Our mother and aunt could not come because of very serious health problems. They brought him up and we want them to keep thinking he’s alive.

All the condolences, from colleagues and friends, made us realise that our son Eduardo not only loved us, but also shared his love with all of them. He loved and was very loved, and that is very important for us, to keep on going forward. However, we know that we have a long way to go, and that we will always carry this immense sadness for our beloved son Eduardo. He was a very special person who will be with us in our memories forever.

Thank you all for coming. We will continue to visit Cambridge because this place is already part of our lives, and if God gives us health, we will return. We will never forget you, both colleagues and friends, who have been so close to Eduardo through thick and thin. For these reasons, we want you to know that for Guadalupe, Antonio, and for Alejandro and the rest of Eduardo’s family, all of you have a place in our hearts because you are wonderful people. We wish to finish with a few lines that Eduardo wrote last Christmas.

“Never stop looking for happiness. Even in the hardest of times in life, there are little things, very little things, that give us a reason to keep going on.”

Many thanks

Palabras de agradecimiento de Carmita y Antonio, leídas en Cambridge.

Reverendo padre, personal del Instituto de Astronomia de la Universidad de Cambridge, personal del Churchill College y amigos de nuestro querido hijo Eduardo Juan Delgado Donate.

Nos hemos desplazado hasta aquí, a iniciativa de unas amigas de nuestro hijo, que han deseado que estemos presentes en este acto religioso en su memoria, organizado por sus amigos.

No nos hemos podido negar, puesto que esta ciudad de Cambridge supuso para Eduardo, según sus propias palabras, “tocar el cielo” y no descartaba el comprarse una casita aquí, cuando reuniese el dinero necesario. Nunca la olvidó y hacia visitas periódicamente para recordar con sus profesores y amigos los buenos momentos vividos en esta maravillosa ciudad.

Todo lo que digamos de Eduardo es poco, pues qué pueden decir al respecto unos padres que se han visto de repente desprovistos de la presencia física de su hijo, que representaba para nosotros la luz que iluminaba nuestras vidas, la de su hermano Alejandro, la de sus abuelos y tíos.

Ya en vuestros múltiples mensajes llegados de todas las partes del mundo se ponen de manifiesto su bondad, su buen hacer en su trabajo y ese carácter especial que enganchaba a todos en general, en cuanto siempre estaba dispuesto a escuchar y dar luego su sincera opinión, siempre con el propósito de poner su granito de arena y poder ayudar a los demás.

Él tenía sus propios problemas de ansiedad, pero con su lucha diaria, yendo a hacer cerámica, bailando el tango, yendo a nadar y su “astrofísica del alma”, los trataba de eliminar. Era un gran luchador y consiguió a sus 29 años todo lo que pretendió en la vida. Aunque por supuesto, le quedaba mucho camino por recorrer, pero estaba en ello y ahora era feliz, trabajando en el Instituto de Astrofísica de Canarias. Ahora él tenía un grupo de amigos, con los que había conectado estupendamente y teniendo como apoyo importante en su trabajo a su querida Casiana, doctora del Astrofísico de Tenerife, que desde que él se decantó por la astrofísica, lo apoyaba para que llegase hasta Cambridge, a fin de hacer el doctorado aquí. Gracias, muchas gracias Dra. Casiana, por sus palabras dedicadas a su memoria y que se publicaron en la prensa de Tenerife y a través de internet, así como también su recuerdo cariñoso hacia su persona en el Acto-Homenaje dedicado a los tres compañeros del Astrofísico fallecidos en el municipio de Los Silos: Juan Luís, Mauricio y Eduardo.

Deseamos recordar aquí también con mucho cariño al resto de los compañeros fallecidos: Javier Jesús, Ginés y su novia Estefanía.

Queremos hacer también una referencia a la señora Dixon, que nos mandó una tarjeta de condolencia llena de sentimientos. Nuestra gratitud hacia ella, por su recuerdo a Eduardo y por haberlo hecho feliz en el tiempo que estuvo aquí.

Y como no recordar aquí a la Dra. Cathie Clarke, que dirigió su doctorado desde el 2000 al 2003. Aún en estos momentos seguían trabajando juntos.

Gracias Dra. Clark por vuestra condolencia, que nos llegó directamente al corazón. Sabemos verdaderamente que Eduardo la tenía en gran consideración. En casa su nombre y el de la doctora Casiana, era raro el día en que no se pronunciasen.

De usted Dra. Clark, Eduardo destacaba su gran inteligencia y su gran capacidad de trabajo y fundamentalmente que era una persona llena de valores humanos, que le transmitía esa felicidad que durante el tiempo que estuvo en esta bonita ciudad, le ayudó muchísimo para lograr su sueño y terminar su doctorado.

Su experiencia en la astrofísica fue corta y esperamos que su trabajo haya contribuido a descubrir un poquito más de ese mundo tan especial y grandioso como es el Universo.

Queremos desde aquí darles las gracias más sinceras a todos los profesores, a los “amigos de Cambridge”, entre los que se encuentra una canaria, natural de la isla de Fuerteventura. También a los “amigos del Observatorio de Estocolmo”, a los amigos de Australia, de Italia, de Francia... que a través tanto de internet, como por medio de cartas y flores, lo han recordado con verdadero cariño. Gracias a todos por haberlo hecho tan feliz.

Recordamos en especial a los amigos que desde que se enteraron de su fallecimiento, estuvieron con nosotros en esos días más tristes y en los sucesivos, dándonos su apoyo constante. La familia de “La Florita”, así la llamaba Eduardo. Era su otra familia. Su hija se desplazó desde Suecia, para estar en los actos religiosos celebrados en honor de nuestro hijo. No los olvidaremos nunca. Estarán siempre en nuestro corazón.

También queremos destacar el gesto que han tenido tres amigas de Eduardo, que se desplazaron a casa en Tenerife, desde Estados Unidos, Alemania y Barcelona. Ellas consiguieron con su juventud y alegría, que nuestro dolor se viese más aplacado. Su energía positiva nos contagiaba. Gracias queridas amigas por darle tanta felicidad a nuestro hijo.

!Ah! no podemos dejar de mencionar a un amigo especial que en estos momentos se encuentra en Chile. Se conocían desde que estudiaban física en la Universidad de La Laguna. Sus constantes llamadas de apoyo y ánimo, fue algo importante para nosotros. Estaba muy lejos de Tenerife, pero lo sentimos muy cercano, unidos por el dolor. Gracias, muchas gracias. Nuestro cariño para sus padres y esposa. Deseamos que en septiembre ya seas un feliz papá. ¡Mucha suerte!

Queremos recordar con gran cariño y expresar nuestro agradecimiento a las familias y amigos que mencionamos a continuación:

Nuestros amigos de Tenerife, de todas las partes de la Isla, que nos acompañaron en todo momento. A la familia del municipio de Candelaria, gracias por acompañarnos hoy en este acto.

También a los compañeros de trabajo de ambos, por su apoyo en esos instantes tan dolorosos.

Nuestro especial cariño para nuestro hijo Alejandro, que estuvo acompañando a su hermano durante toda la noche y en los actos religiosos sucesivos.

A la familia paterna de Eduardo, tíos y primas, por el cariño demostrado hacia nosotros. Y para la familia materna, padres, tíos y primos. Destacar al más anciano, por su entereza, nuestro padre con 90 años, pudo asistir a los actos religiosos. Y para nuestras madre y tía, que no pudieron asistir por motivos de salud graves, Además no saben nada que ha fallecido Eduardo, pues ellas fueron las que lo criaron y pensamos que lo mejor es decirle que está “vivo”.

Estas muestras de condolencia por parte de sus profesores y amigos, nos hacen pensar que nuestro hijo Eduardo no solo nos quería a nosotros, sino que su cariño lo compartía también con todos ellos, con los que estaba en contacto muy asiduamente. Quería y era querido y eso es muy importante para nosotros, para poder seguir adelante, pero también sabemos que nos espera un camino muy largo por recorrer, en el cual siempre aparecerá ese dolor inmenso por nuestro querido hijo Eduardo, un ser especial, que siempre estará permanentemente en nuestro recuerdo.

Gracias a todos por vuestra asistencia. Vendremos de vez en cuando a Cambridge, porque esta ciudad ya forma parte de nuestras vidas y si Dios nos da salud, seguro que vendremos a visitarla.

Nunca les olvidaremos, ni a los profesores ni amigos que tan cerca han estado de él, en lo difícil y en las alegrías.

Por eso queremos que sepan, que para Antonio, Guadalupe, Alejandro y familia, todos ustedes tienen un rinconcito en nuestro corazón, porque son todos unas personas verdaderamente maravillosas.

Queremos terminar con unas líneas que escribió Eduardo, que las entresacamos de los mensajes que acostumbrábamos a darnos en las fiestas de Navidad:

“NO DEJES DE BUSCAR SIEMPRE LA FELICIDAD, AÚN EN LOS MOMENTOS MÁS DIFICILES, PUES HAY COSITAS, PEQUEÑAS COSITAS EN LA VIDA, POR LO QUE MERECE LA PENA SEGUIR ADELANTE”.

¡¡Muchas Gracias!!

Account of Edu's remembrace in Cambridge, by Elena Rossi

John Rawlinson, the chaplain, was waiting at the door of the chapel.

Some friends were already inside, others, such as Suzanne, Tom and Andy were standing under the big tree, along the path to the church. It was raining lightly and the Churchill College fields were greener than ever. Those fields that saw many times Eduardo playing football with us.

Carmita and Antonio were staying in a College flat in front of the Chapel. Lola, Simon and I had just met them at the flat door and together we were walking along the path through the lawns to the mass for their son. I had Carmita holding my arm, while I was carrying the umbrella. She was very elegant, as many times I had seen her in Tenerife.

Antonio and Lola were behind us, and I think they too saw the welcoming faces of the many people that were waiting for us below the big tree. Some had sweet smiles, some were too sad to speak. In particular, I remember the intense expression on Andy’s face. He looked as though he would have liked to find words for Eduardo’s parents, words of consolation, but that none were coming to his lips. And then, would English words be enough? I think he was hoping that his presence would be more eloquent than a speech in any language. In fact, I felt that any and each one of us were thinking the same.

Words... words can be embarrassing, inadequate, insufficient and banal in front of evident tragedy and fatal irreversible events. But the words we were going to hear had a strong power of consolation.

Crossing the door brought us into the soft light of the big windows that illuminate the Chapel. I had never been inside the College Chapel before. The benches were arranged in two semi-circles at the left and right of the altar, opposite which a clear glass window was showing us the green of the lawns and the trees surrounding the building. In fact, they were part of the building, a bright velvet extension of it. The music of the organ was filling the air.

We were now walking with Carmita and Antonio towards the front benches opposite the entrance. Lola sat beside them so as to be able to translate into Spanish the main part of the ceremony. I sat behind with Cathie. Sitting in our semi-circle of benches were Max and Elena T. I smiled inside at that sight. Their presence and Cathie’s were confirming that being a student at IoA is much more than a temporary job, it is a permanent affiliation. IoA is a place where one always feels welcome, and here they are welcoming Eduardo, paying his last visit to them. A sadden sadness took me; but the presence of Lola, Simon, Daniel, Mike, Angeles, and on the opposite benches Suzanne, Tom, Andy, the family from Candelaria, Aleida, Arantza, Gianpaolo, Stavroula, Meg, Karl, Barbara, Arnaud and also the little Giorgio, staunch the creeping cry in my throat.

“It’s not a day for crying over death but for celebrating a life”, would be the message of the many readings we were going to listen to.

The service started and the priest lead us through it with the words of the poets and I found it very delicate that he chose to preach to us using human experiences of and thoughts on death “If I should die and leave you here awhile” ...“For my sake, turn again to life and smile” “Complete those dear unfinished tasks of mine, And I perchance may therein comfort you.. Edu’ s unfinished tasks? “comfort weaker hearts than thine”. Yes, but what a challenge you left us, Edu! Comforting weaker hearts with your effortless and splendid sense of humour...” Nor when I'm gone speak in a Sunday voice, But be the usual selves that I have known”... ”But life goes on, So sing as well. And we sang... and what is happening to me?, why I am smiling? “stop smiling!” I thought. But I couldn’t help myself imagining what Eduardo would say hearing our tone-deaf singing of “Jerusalem”! And was the holy Lamb of God on England’s pleasant pastures seen? And did the countenance divine shine forth upon our clouded hills?” I was sure that he was gently making fun of us and that with his half smile (so identical to his father’s!) he was surely pointing out that “You know, Jesus was a smart guy and I doubt that he would have ever swapped sunny Palestine for rainy England.” Yes, the weather wasn’t what he appreciated most of Cambridge.....”Querida Ale, Tienes razon, la muerte es algo tan dificil de aceptar”. But Eduardo was really talking to us now: the magic of writing that stores forever our voice. The priest was reading a letter that Edu wrote to Aleida, when her uncle died. In Tenerife I had read the original Spanish version and now I had the same feeling that Edu was addressing his words to me, to anyone who is puzzled by sudden death and cannot accept it; to anyone who is missing him. Today, he is the only one who, without any rhetoric, can talk about death and help us to face his absence. Dear Ale, You are right. Death is something so difficult to accept and probably something that you never get to understand completely.”...” The same goes for suffering. I am so sorry that you have to go through all this.I know Edu, you would not want to be, in any circumstance, a source of pain. You wouldn’t like to see yourself as a sorrowful memory in someone’s life, would you?. “I came to the conclusion that the only way to find a meaning in death is to think that those who died continue living in the people who loved them.” And addressing everybody but, I felt, especially his parents he urged: Life is not only suffering, there is also happiness, and we all have the right to achieve it. Do not stop fighting for it, for yourself and for the people you love, but don’t fight against yourself. That’s clear enough, I will try not to put you anymore in the uncomfortable position of being the cause of my crying. You can talk about death, you know what is like, but we have to reason on life. Our life, because your death is part of it and we should learn how to face it. And your life, because “the most beautiful aspects of the persons, the reasons they lived their life, the dreams they fought for, all these things, form our memory of them.”

But Cathie had not forgotten and from soon after your death she had always put the accent on your achievements, while I was still trying to understand your death. Without reading, but looking at us and speaking in a soft voice she was telling the story of “the Eduardo” she knew. In particular, his quest for happiness. Edu had identified what was important for him, what would make him happy. And this, everybody knows, can be extremely challenging. But he did not only understood the path he should have taken. He took it. He risked in order to try to be what he wanted to be. It can be very tiring to always feel “a foreigner”. Above all when you come from countries with a very high quality of life. That, as I have learnt very well, does not often mean “rich countries”. Edu felt a deep desire to go home and enjoy his work in the place where he could do it at his best. Finally he was able, after a long time, to enjoy the place where he was living. Cathie did not mention it, but I know that Edu was very grateful that she supported his choice to come back to Tenerife; and that she gave him the opportunity to visit Cambridge and to let him keep the international standard of his work. She instead underlined Edu’s determination to find happiness, despite the academic rules of “aiming for “the best institution”. She felt that Edu died having finally achieved what he had wanted and when he was doing what he wanted to do. This is a privilege, it’s true, and she wished that when we die the same can be said of us.

I finally felt good to be there, listening to all these words. But there were other people that really wanted to be with us, yet couldn’t, and I read the names of those who had asked me to pass their condolences to Edu’s parents. And I read Giuseppe’s message. And now I am relating Edu’s mass for them. But also for us who were there. And for all of us, Carmita and Antonio had words of gratitude. Those were read by Simon. He and Lola had stayed up until 3 o’clock the previous night to translate the letter from Spanish to English, and now found the heart to read it. I feel indebted to Simon for all that he gave during those days.

Carmita and Antonio’s letter also described “their son Eduardo”, remembering his fight to keep under control his anxiety. It hadn’t been mentioned before during the ceremony. And I knew why: Edu never allowed his psychological situation to define him. “Hi, I am Eduardo and I suffer from anxiety”... such a scene was simply impossible to imagine! (I can hear Edu laughing at the thought of it...) But he wasn’t hiding it: he was extremely respectful of other people’s problems, and he did not think that his own problem was worse than theirs. And this made him an excellent listener.

“In desperate hope I go and search for him

in all the corners of my room;

I find him not.”

Now father Rawlinson was reading Rabindranath Tagore. Death brings us to the Brink Of Eternity and it can be a filling or emptying experience. Tagore’s prayer asks for the former:

Oh, dip my emptied life into that ocean,

plunge it into the deepest fullness.

Let me for once feel that lost sweet touch

in the allness of the universe.

And if music is a deep ocean that envelopes us, where our pains can be borne away by the waves, Tagore’s prayer was immediately answered. Mike’s violin was carrying us away with sweetness but also with determination. Suite for Solo Cello by J.S. Bach. The music filled the little Chapel and Mike was speaking some of the most consoling words we had heard today.

Relato de la misa en memoria de Eduardo en Cambridge, por Elena Rossi. Traducido por Lola.

John Rawlinson, el párroco, nos esperaba a la puerta de la capilla.

Algunos amigos estaban ya dentro. Otros como Suzanne, Tom y Andy esperaban bajo el gran árbol de camino a la iglesia. Llovía suavemente y las praderas del Churchill College estaban más verdes que nunca. Los mismos campos que habían visto tantas veces a Eduardo jugando al fútbol con nosotros.

Carmita y Antonio se quedaban esos días en un apartamento en el College justo en frente de la capilla. Lola, Simon y yo acabábamos de recogerlos en la puerta de su estancia y caminábamos juntos por la vereda que atraviesa el césped para atender a la misa por su hijo. Yo llevaba a Carmita del brazo, y el paraguas del otro. Carmita iba muy elegante, como muchas veces la he visto en Tenerife.

Antonio y Lola iban detrás nuestro y creo que ellos también vieron las caras de bienvenida de los muchos amigos que nos esperaban bajo el gran árbol. Algunos tenían suaves sonrisas, otros estaban demasiado tristes para hablar. Me acuerdo en particular de la intensa expresión en la cara de Andy. Parecía como si quisiera encontrar las palabras para los padres de Eduardo, palabras de consuelo, pero ninguna salía de sus labios. Y además ¿acaso eran suficientes unas palabras en ingles? Creo que esperaba que su presencia fuera más elocuente que un discurso en cualquier idioma. En realidad, creo que todos y cada uno de nosotros pensaba lo mismo.

Palabras... las palabras pueden ser embarazosas, inadecuadas, insuficientes y banales ante semejante tragedia evidente, ante la muerte irreversible. Pero las palabras que íbamos a escuchar poseían el supremo poder del consuelo.

Al cruzar la puerta entramos en la luz tamizada de los ventanales que iluminaban la capilla. No había estado nunca dentro de la capilla de mi College. Los bancos estaban colocados formando dos semicírculos a derecha e izquierda del altar que se encontraba justo al lado opuesto de los ventanales. Esos grandes ventanales daban directamente al verde de los prados y los árboles y parecían formar parte de la capilla en una extensión de terciopelo verde luminoso. La música de órgano llenaba el lugar.

Caminábamos ahora con Carmita y Antonio hacia los bancos delanteros justo frente a la entrada. Lola se sentó a su lado para poder ir traduciendo al castellano la mayor parte de la ceremonia. Yo me senté detrás, al lado de Cathie. Sentados en nuestro semicírculo de bancos estaban Max y Elena T. Sonreí para mis adentros al verles. Su presencia y la de Cathie confirmaban que ser un estudiante en el IoA (Instituto de Astronomía de Cambridge) es mucho más que un trabajo temporal. Es una afiliación permanente. El IoA es un lugar donde uno se siente siempre bienvenido, y aquí están ellos dándole la bienvenida a Eduardo en ésta su última visita. Una profunda tristeza repentina me embargo, pero la presencia de Lola, Simon, Daniel, Mike, Ángeles, y en los bancos opuestos Suzanne, Tom, Andy, la familia de Candelaria, Aleida, Arantxa, Gianpaolo, Stavroula, Meg, Karl, Barbara, Arnaud y también el pequeño Giorgio, acallaron el inminente llanto en mi garganta.

“No es un día para llorar por la muerte sino para celebrar una vida”, era el mensaje de las muchas lecturas que íbamos a escuchar.

La ceremonia comenzó y el párroco nos guió sabiamente por ella gracias a las palabras de los poetas. Me pareció muy delicado que eligiera utilizar precisamente pensamientos y experiencias humanas sobre la muerte. ”Si tengo que irme antes que vosotros” ...“Por mi bien, vuelve de nuevo a la vida y sonríe” “Completa esas queridas tareas mías que no completé, Y yo quizás pueda con ello consolarte. ¿tareas incompletas de Edu? ”reconforta los corazones más débiles que el tuyo”. Sí, pero ¡menudo desafío nos dejas, Edu! Reconfortar corazones débiles con tu esplendido sentido del humor natural...“Ni cuando me haya ido, susurréis en voz de Domingo, Sed los mismos igual a los que conocí.”... ” Pero la vida sigue, seguid también cantando.. Y cantamos... y ¿qué me está pasando?, ¿por qué estoy sonriendo? “¡deja de sonreír!” -pensé. Pero no podía dejar de imaginar ¡qué diría Eduardo oyendo nuestro desafinado canto de “Jerusalén”! ” ¿Y fue visto el Cordero del Señor en los placenteros pastos de Inglaterra? ¿Y brilló el semblante divino sobre nuestras nubladas colinas?” Estaba convencida de que Edu dulcemente se reía de nosotros con esa media sonrisa tan suya (¡tan parecida a la de su padre!), seguro que estaría haciéndonos notar “Sabéis, Jesús era un tío inteligente y dudo mucho que nunca hubiera cambiado la soleada Palestina por la lluviosa Inglaterra.” Sí, el tiempo no era lo que más apreciaba de Cambridge... ”Querida Ale, Tienes razón, la muerte es algo tan difícil de aceptar”. Pero Eduardo nos hablaba ahora a nosotros: la magia de la escritura que guarda para siempre nuestra voz. El párroco leía una carta que Edu le escribió a Aleida, a la muerte de su tío. En Tenerife había leído el original en castellano y ahora tenía la misma sensación de que Edu dirigía sus palabras a mí, a todos los que la muerte repentina nos dejó perplejos y no podemos aceptarlo, a cualquiera de los que lo echan de menos. Hoy él es el único que, sin ninguna retórica, puede hablarnos sobre la muerte y ayudarnos a afrontar su ausencia. “Querida Ale, Tienes razón, la muerte es algo tan difícil de aceptar, probablemente es algo que uno no llega a entender del todo nunca.”... “Igualmente el sufrimiento. Lo siento tanto Ale, que tengas que pasar por todo esto.” Sé, Edu, que no te gustaría ser, en ningún caso, una fuente de sufrimiento. No te gustaría verte a ti mismo como un triste recuerdo en la vida de nadie, ¿verdad? “Llegué a la conclusión de que la única forma de dar sentido a la muerte es pensar que los que mueren siguen vivos en sus seres queridos.” Y dirigiéndose a todos, pero yo diría que especialmente a sus padres, nos urgía La vida no es solo sufrimiento, también hay felicidad, y tú tienes todo el derecho a conseguirla. No dejes de luchar por ello, no dejes de luchar por ti y por los que quieres, pero no luches contra ti misma.” Es bastante claro, Edu, intentaré no ponerte en la incomoda posición de ser la cause de mis lágrimas. Tú puedes hablarme de la muerte, sabes cómo es, pero nosotros tenemos que pensar en la vida. Nuestra vida, porque tu muerte es parte de ella y tenemos que aprender a afrontarlo. Y tu vida, porque “a la larga son los aspectos mas hermosos de la persona los que quedan en nuestro recuerdo, las razones por las que vivieron y los sueños por los que lucharon.”

Pero Cathie no lo ha olvidado. Desde poco después de tu muerte ella ha sabido poner siempre el acento en tus logros, cuando yo aún intentaba comprender tu muerte. Sin leer, solo mirándonos a todos y hablando en una voz suave, Cathie nos contaba la historia de “el Eduardo” que ella conoció. Sobretodo, su búsqueda de la felicidad. Edu supo identificar lo que era realmente importante para él, lo que le hacía feliz. Y eso, como todos sabéis, puede ser extremadamente desafiante. Pero él no solo entendió el camino que debía tomar, sino que lo tomó. Se arriesgó para poder conseguir llegar a ser lo que él quería. Puede ser muy cansado sentirse siempre “un extranjero”. Sobre todo cuando vienes de un país con una gran calidad de vida. Lo que, como he aprendido muy bien, no es lo mismo que un “país rico”. Edu sentía un enorme deseo de volver a casa y disfrutar de su trabajo en el lugar donde mejor podría hacerlo. Finalmente consiguió, después de mucho tiempo, disfrutar del lugar en el que vivía. Cathie no lo dijo, pero yo sé que Edu le estaba muy agradecido por todo su apoyo en la difícil elección de volver a Tenerife y por haberle brindado la oportunidad de visitar Cambridge y continuar manteniendo el nivel internacional de su trabajo. Ella destacaba la determinación de Edu de encontrar la felicidad, a pesar de las reglas académicas de “aspirar al mejor centro”. Cathie nos transmitía que Edu murió habiendo conseguido finalmente lo que realmente quería y justo cuando estaba haciendo lo que quería. Eso es, sin duda, un privilegio y así Cathie decía que ojala cuando muramos pueda decirse lo mismo de nosotros.

Definitivamente me sentía bien allí, escuchando todas estas palabras. Pero había más gente que quiso de verdad haber estado allí con nosotros y no pudieron, y por eso leí una lista con los nombres de aquellos que explícitamente me habían pedido que transmitiera sus condolencias a los padres de Edu. Y leí además el mensaje de Giuseppe. Y es por ellos que ahora os estoy relatando la misa de Edu. Pero también para todos los que estuvimos allí.

Y para todos nosotros, Carmita y Antonio tuvieron unas palabras de gratitud, que leyó Simon. Él y Lola estuvieron hasta las tres de la madrugada de la noche anterior para traducir esas palabras del castellano al inglés, y ahora Simon encontraba fuerzas para leerlas. Me siento en deuda con Simon por todo lo que nos dio durante esos días.

La carta de Carmita y Antonio también describía a “su hijo Eduardo”, recordando su lucha para dominar su ansiedad. Nadie la había mencionado antes durante la ceremonia. Y yo sé por qué: Edu nunca permitió que su estado emocional lo definiera. “Hola, soy Eduardo y sufro de ansiedad”... ¡semejante escena es simplemente imposible de imaginar! (Puedo oír las risas de Edu de solo pensarlo...) Pero él no lo escondía. Era extremadamente respetuoso con los problemas ajenos, y nunca pensaba que sus propios problemas eran más grandes que los de los demás. Eso le convertía en la persona que mejor sabía escuchar.

“Desesperado, le busco

por todos los rincones de mi cuarto,

pero no lo encuentro”

Ahora el padre Rawlinson leía a Rabindranath Tagore. La muerte nos lleva “Al Borde de la Eternidad” y puede ser una experiencia plena o desoladora. La plegaria de Tagore nos conduce a lo primero:

¡Sumerge mi vida vacía en ese mar!

¡Húndela en la más profunda plenitud!

¡Haz que sienta, por una vez, la dulce caricia perdida

en la totalidad del universo!

Y si la música es un océano profundo que nos envuelve a todos, donde las olas pueden llevarse nuestras penas, la plegaria de Tagore fue inmediatamente respondida. El violín de Mike nos transportaba con dulzura y también con determinación. Suite para violonchelo solo de J.S. Bach. La música llenaba la pequeña capilla y Mike nos hablaba con algunas de las palabras de mayor consuelo que habíamos escuchado.

viernes, 11 de mayo de 2007

Edu's remembrance: 30th June 10am, Churchill College Chapel

Dear All,

We would like to remember our dear friend Edu with all who
might wish to join us for a remembrance on the 30th of June at 10am, at
the Churchill College Chapel in Cambridge, UK.

We are still not sure about the ceremony and would like to have some music
if possible. If you have any suggestion or offer, please let us know.

After the ceremony we would like to spend the day together, maybe
playing some football, drinking some cider or just talking about those
things we loved to do with Edu.

The Chaplain wishes to know how many people might attend, so please,
let me know if you might come.

contact us at emr@jilau1.colorado.edu

Elena Aleida Lola

jueves, 5 de abril de 2007

Si lo sé ...




Hola Edu,

lo sé, lo sé, siempre te escribo con retraso ... pero como vez no me olvido.

Desde hace tiempo que busco las palabras justas, que escribo, leo y borro porque no me gusta o porque no expresan lo que siento. La verdad es que me hubiera gustado contarte como estaba, que desastres había combinado desde la última vez que nos vimos. Pero no lo logro. Quizás sea suficiente decir GRACIAS EDU.

Besos

Nancy




martes, 13 de marzo de 2007

Eduardo,

It is with a lump in my throat that I'm writing these few lines.
I met you 2 years ago at the Stockholm observatory and you instantly
became my best friend there; how could I
resist your kindness, openess and intelligence, this
unbelievably kind and melancolic twinkle in your eyes?
You were kind enough to tell me about your life, your sometimes difficult
times here in Sweden. I cannot remember a single boring or even banal
moment spent with you.
I met you again in Cambridge last summer, it was a pleasure hanging out
with you again, enjoying with you your favorite local places. I thought that this
was only the beginning of many more memorable moments spent together...but it
proved to be the last time I ever saw you.
It is impossible to tell how dearly I miss you
You'll always have a place in my heart

philippe thebault
Stockholm

miércoles, 7 de marzo de 2007

Hola Edu!
Tal y como prometí, por fin le he metido mano a las fotos
de la SEA del año pasado, haciendo una recopilación
de las que te podrían parecer interesantes.
Sabes? no dejo de pensar que te puedo hacer un CD
y que te lo daré cuando regreses de esa conferencia tan larga
a la que te has ido. Debe ser mi subconsciente, que se niega
a admitir que ya no estás con nosotros.

Bueno, que no quiero romper mi promesa de no mas pensamientos tristes!

Cada vez que veo un nuevo post de alguno de los muchos
amigos que tienes por todo el mundo, y de tu propia experiencia
de trabajo (y de vacaciones!) siempre pienso en ti como embajador
de Canarias y me acuerdo de esta foto:


Tenía muchas ganas de que la vieras, te acuerdas?
Nos hizo mucha gracia lo de 'Cerveseria' (con todos mis respetos
hacia el catalán). Por cierto, que no olvidaré nunca una gran lección
que me enseñaste: cómo diferenciar a un tinerfeño de un canarión.
Esah eseh ahpiradah que loh canarioneh siempre
se comen al final de lah palabrah :)

Como el fondo de la foto es
un poco "poco-agraciado"
aqui te mando otra foto de
aquella noche, que salimos
a cenar con dos grandes
amigos mios de la facultad,
y amigos de ellos.




Y creo que eso es todo por hoy. Otro día te cuento más cosillas
en el blog. No sé por qué, pero de alguna manera se me
ha metido a mi en la cabecilla que es una manera de comunicarme
contigo, y de que lo vas a leer, como si te estuviera enviando un email.
Hace ya más de un mes que te perdimos, pero todavía me acuerdo
muchísimo de ti. Cada momento con los amigos, cada chiste, cada
paisaje bonito, pienso en ti y te lo dedico.

Un beso muy fuerte!
mrm

sábado, 24 de febrero de 2007

Yo tambien estoy profundamente apenado y golpeado de saber que Eduardo no estara mas entre nosotros. Mi contacto con el no fue muy profundo cuando aun vivia en Tenerife, pero desde que nos reencontramos en Inglaterra -el haciendo su doctorado en Cambrige y yo en Oxford- me senti bastante vinculado a el ya que entre otras cosas compartiamos un estilo de vida bastante similar: dos fisicos canarios viviendo en el extranjero y disfrutando de esa vida hermosa y plural que nos daba nuestros rumbos tan "internacionales". Eduardo es alguien a quien respetaba mucho y tenia un muy alta estima. Hoy, no me sorprende ver que haya dejado huella profunda por donde haya pasado.

Despues de su visita por Paris, donde nos vimos por ultima vez, tenia muchas ganas de volver a Tenerife y quedar con el para una cervecita en la playa, como nos habiamos prometido la ultima. Ahora siento su presencia mas fuerte que nunca, tan solo simplemente deslocalizada de un donde.

Mi mas sincero saludo a todos sus amigos y familiares...


Anatael Cabrera
Paris, Febrero 2007

viernes, 23 de febrero de 2007

Aunque tú no lo sepas


Aunque tú no lo sepas, cada vez que pasaba por tu casa (aunque no sé si aún vivías allí) pensaba ‘a ver si me encuentro con Edu’, y no sé si por desearlo con fuerza o por probabilidad matemática (paso mucho por allí) me encontré contigo frente a tu (antigua) casa hace unos meses, te felicité por tu nuevo trabajo, dije unas cuantas tonterías de las mías, te reíste, siempre lo hacías, y nos despedimos. Aquella tarde yo iba con un amigo, tan cotilla como yo, que cuando te fuiste me preguntó que quién eras, y yo, orgullosa, le dije que eras un buen amigo de la facu, un chico muy muy… muy bueno (no olvido el favor que me hiciste el año pasado), y además muy muy… muy inteligente… vaya, que no se podía pedir más!:-). Presumí de amigo, de conocerte, espero que no te importe, conociéndote seguro que no. En los últimos tiempos apenas te había visto unas pocas veces en algún lugar entre tu casa y la mía, pero verte, aunque tú no lo sepas, era siempre motivo de alegría.

Todos estos años he estado al tanto de tus logros, había que admirarte a la fuerza, no había más opción ;-). Como bien dijo ‘el amigo que ahora está en el hemisferio sur’ estábamos orgullosos de ti.

Ahora sólo puedo darte las gracias por haberte conocido, por haber sido uno de los grandes responsables de que aquellos años de facultad fueran tiempos tan felices, por tu sonrisa, por ser tan buen niño, por esperar pacientemente que yo me terminara de comer las lentejas o las croquetas o lo que tocara en aquellos inolvidables almuerzos de la facultad, entre tú y yo, tardaba tanto para disfrutar un ratito más de la compañía de los amigos, de tu compañía :-). Gracias por haber sido parte de mi vida. Espero haber sido yo también parte de la tuya, un poquito al menos.

Aunque tú no lo sepas, te echaré mucho de menos.

Un beso grande

Mari



LA VIDA TE TRAJO A MI EN MI PEOR MOMENTO.TU TRISTEZA SE JUNTO CON LA MIA Y TUS MANOS SE CONVIRTIERON EN MI APOYO...TU TRISTE MIRAR LLEGO HASTA MI CORAZON Y MI DESOLACION CONQUISTO TU TERNURA......TU TERNURA QUE PUDE DISFRUTAR,QUE TUVE LA SUERTE DE RECIBIR,COLMO MIS ANSIAS DE PAZ,COLMO MI INSATISFECHO ESPIRITU....AHORA TE RECUERDO,EN ESTE PRECISO MOMENTO EN EL DIA QUE NOS CONOCIMOS, Y TE RECUERDO CUANDO TE VI LA SEMANA PASADA POR ULTIMA VEZ........AQUI,QUE FUE DONDE TE CONOCI,AQUI,ME DESPIDO DE TI ,NO SIN UNA LAGRIMA EN MIS OJOS TE DIRE .....TE QUIERO POR SIEMPRE EDUARDO, A TI QUE SUPISTE DE MIS DEBILIDADES Y DEJASTE QUE YO CARGARA CON LAS TUYAS..ADIOS EDUARDO,QUE TU ESPIRITU ALCANCE LA PAZ QUE AUN NO NOS HA LLEGADO A NINGUNO DE LOS DOS.......

JAMAS ABANDONARAS MI CORAZON,PORQUE TU TE LLEVASTE PARTE DE MI Y SE QUE SIEMPRE ESTARAS CUIDANDOME!!