jueves, 15 de febrero de 2007

A Eduardo

Queridos amigos, ha pasado lo mas triste que pueda pasar. Uno de nosotros ha muerto.

El pasado domingo habran visto en los periodicos el relato del terrible accidente que sufrieron un grupo de treinta chicos en una excursion en tenerife. Seis no pudieron ser rescatados con vida, y uno de los seis era nuestro amigo Eduardo Delgado. Los otros cinco eran tambien muy jovenes, llenos de vida, de proyectos...

Eduardo tenia 29 años, creo que todos lo recordareis del ultimo workshop de estallidos en Madrid.

Nos conto lo que se puede-y no se puede hacer- con los codigos SPH; era nuestro gran experto. Ademas, siendo tan inteligente y honesto ibamos a estar seguros de que con nadie como con el podriamos tener la certeza de usarlos bien. Conocia todos sus secretos y ademas estaba dispuesto y deseando de contarnoslos.

Tenia muchas ganas de estar en el equipo. Eduardo, acababa de volver a Tenerife con una beca Juan de la Cierva. Como casi siempre, pudo elegir. Era muy inteligente, habia conseguido dos becas, la juan de la cierva y una beca postdoctoral del IAC. Eligio la primera.

Hace años tambien tuvo que elegir, cuando termino la carrera en la laguna, hace unos seis años, tenia el mejor expediente de su promocion y saco una beca de astrofisico residente en el IAC (estaba el primero en la lista). Casi al mismo tiempo le dieron una beca de la Universidad de Cambridge para hacer la tesis allá. Eligió Cambridge - ya les habia dicho que era muy inteligente, no?- Le dirigió la tesis Cathy Cark; Max Pettini que era algo asi como el tutor de los estudiantes de la Universidad de Cambridge me comento una vez, si en España tienen mas chicos como Eduardo, mandenmelos...Se que tambien allí todos lo apreciaban mucho.

Y es que Eduardo, ademas de inteligente era amable, dulce, cariñoso, un poquito tímido y muy muy buen chico. No es tan común que en una misma persona se unan la inteligencia y la bondad en tan grandes dosis... Que buen fichaje habiamos hecho....

Yo lo conocia un poco mas que ustedes y tuve la suerte de haber compartido con el sus momentos de toma de decisiones. En el último curso de la licenciatura hizo un trabajo de iniciación a la investigación con Hans Deeg y conmigo. Ya entonces nos dimos cuenta de qua valia mucho....

En sus decisiones siempre ha estado dividido entre sus ganas de hacer ciencia muy buena y su apego a su familia y su tierra- tenerife. Finalmente, habia conseguido compaginarlo todo, salió al extranjero, hizo un excelente doctorado, estuvo de postdoc en Suecia y, acababa de volver. Ahora tenía muchas de las cosas que habia buscado, estar cerca de sus padres y su hermano, trabajar en astrofísica y un grupo, nosotros, que lo queria y valoraba. Creo que él estaba muy contento . Somos nosotros, los que ahora estamos tristes (mucho).

Un abrazo, Casiana

En nombre de toda la colaboración Estallidos.

(Carta escrita el martes 13 de febrero)

2 comentarios:

jallepuz dijo...

Hola a todos, me parece increible estar escribiendo esto, pero desde que escuché la noticia de manera distraida hace ya unos dias empecé a darle vueltas a la cabeza, hace ya 7 años que me licencié en Astrofisica, y hace 5 que no vuelvo por Tenerife, se que en el IAC hay al menos 100 astrofísicos o más, y enseguida pensé egoistamente que no conocería a los fallecidos, pero se me ocurrió curiosear en la página del IAC y me quedé muy inquieto al ver el nombre de Eduardo Delgado, y los recuerdos empezarón a descargarse como una tormenta electrica, pero cuando vi la foto realmente me quede paralizado, lo sentí mucho y una tristeza vacía y absurda me invadió, Eduardo y yo pasamos cuatro años de duros estudios compartiendo el día a día en clase, aún conservo en mi casa la foto de la orla en la que salimos juntos, y realmente me puse muy triste, fue un compañero excelente, siempre muy educado y correcto en el trato, una de esas personas de las que no te quedan más que buenos recuerdos.
En cierta manera me siento orgulloso de sus logros como científico, algo que yo no alcancé pues me he convertido en un humilde profesor de instituto de Matemáticas. Eduardo es de esas personas de las que uno se puede sentir orgulloso de haberlo conocido, y mando un enorme abrazo a su familia, que sepa que dejó un gran recuerdo en compañeros que como yo aunque llevabamos 7 años sin verlo, siempre supimos de su valía profesional y personal, y guardamos un gran recuerdo y una enorme pena por su perdida.

ALEJANDRO ALLEPUZ PEDREÑO

CARTAGENA 17 DE FEBRERO DE 2007

Orientación dijo...

Comparto la admiración y el respeto.
Tal vez haya quien crea que este no es el lugar para esta observación, pero me duele que alguien compare unas tareas con otras... ser profesor de Instituto puede ser algo poco considerado socialmente, pero nunca una labor humilde. Eduardo ha llegado a las estrellas porque algún "humilde" maestro se las señaló con el dedo.
No, Alejandro, ser profesor de instituto no es algo "humilde" sino una maravillosa profesión.